lunes, enero 22, 2007

Victoria ante la Republica Checa (35-29)

España ha concluido la primera fase del Mundial de Balonmano con tres victorias en tres partidos. La lograda hoy ante la República Checa tiene además un valor doble, ya que los puntos logrados se conservan para la segunda fase.

El partido comenzó muy bien para España, que llegaba al descanso con una cómoda ventaja de 4 goles (19-15) y con la sensación de tener los deberes hechos. Pero los checos no estaban dispuestos a rendirse, y en 15 minutos sembraban el desconcierto y las dudas en las filas españolas: 24-24. A partir de ese momento los de Juan Carlos Pastor se encomendaron a Rolando Uríos, que no falló: tal y como recoge uno-del-ademar, hay una ley física que se enuncia así: cuando el balón le llega a Rolando Uríos la jugada termina en gol o en lanzamiento desde los 7 metros. Y si los lanzamientos desde los 7 metros son cosa de Juanín García, poco pueden hacer los rivales. La ventaja final, de 6 goles, es quizá algo abultada para los méritos de una selección, la checa, que llegaba al tercer partido de esta primera fase con las piernas muy pesadas tras el duro choque ante Egipto.

Por parte de la República Checa hay que destacar la entrega (el derroche) de su jugador franquicia, Filip Jicha, que terminó el partido igual que lo empezó: fundido. En el recuerdo de los aficionados y muy especialmente de JJ Hombrados quedará un gol logrado por Jicha desde su propio campo. El extremo Jan Filip, el mejor de su selección hoy, estuvo muy bien secundado por los laterales Reznicek y Nocar, así como por el portero Stochl.

Destacar por último que Ahmed El Ahmar se va de Alemania como máximo goleador de esta primera fase con 26 goles en 3 partidos (10 de ellos desde los 7 metros). El mejor portero de la primera fase ha sido el noruego Ole Erevik, con un 51% de media en los 3 partidos disputados.

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.